Historias de Estambres

– un pedacito por Morelos

¿Cómo se hizo?

Aquí describimos las seis fases en las que dividimos el proyecto Historias de Estambres – un pedacito por Morelos.

1. Planeación

El Zócalo de Cuernavaca, Morelos, México, con la ubicacíon del proyecto Historias de Estambres

El Zócalo de Cuernavaca, Morelos, México, con la ubicacíon del proyecto Historias de Estambres.

  1. Lo primero que hicimos fue seleccionar los árboles y la banca metálicaque queríamos cubrir con estambres.
  2. Escribimos un plan (PDF) para el proyecto. En él detallamos los motivos por los cuáles haríamos la instalación artístico-textil. Definimos nuestros objetivos, establecimos la metodología que seguiríamos, los recursos materiales y humanos que íbamos a necesitar, la ubicación exacta dónde la llevaríamos a cabo, el tiempo que estaría montada la instalación y finalmente establecimos fechas tanto para montar como fechas límite para tener listo y a tiempo el trabajo. El hecho de haber escrito un plan para el proyecto nos ayudó a tener claro lo que queríamos hacer. Asimismo, nos hizo darnos cuenta de las necesidades que requeriríamos a lo largo del proyecto.
  3. Debido a que nuestra instalación se llevaría a cabo en un lugar público, era necesario contar con el permiso del ayuntamiento de la ciudad y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ya que el centro de la misma es gestionado por dicho instituto gubernamental. Para ello redactamos una carta para pedir permiso (PDF) al INAH explicando brevemente el proyecto.
  4. El trámite del permiso de la INAH tomó casi dos meses. Una vez concedido, acudimos al Ayuntamiento con el permiso de la INAH (PDF) y de esta manera el Ayuntamiento nos otorgó su permiso en una aproximadamente dos o tres semanas.
  5. Tomamos medidas de los dos árboles y la banca y hicimos un bosquejo de ellos en un cuaderno. Asignamos un número a cada árbol y a cada rama para poder saber a que nos estábamos refiriendo cuando discutíamos, asignábamos o montábamos los tejidos. Medimos la longitud y la circunferencia apuntando las mismas en su bosquejo.
  6. Una vez contando con las medidas sobre el bosquejo, en el caso de algunas ramas decidimos cuántos y cuáles colores queríamos emplear, las dimensiones que tendría cada color y su ubicación ya sea en los árboles o en la banca. Para la selección de algunos de los colores recurrimos a un libro, HELLER, Eva (2000) Psicología del color, Ed. Gustavo Gil (Barcelona), sobre la psicología de los colores ya que éstos actúan sobre los sentimientos de las personas.En algunos casos, el tejedor empleo los colores que a él o ella prefirieron. En otos, nosotros seleccionamos combinaciones de colores que reflejasen sentimientos positivos como la cercanía, la alegría, lo atractivo, la diversión, la pasión, la simpatía, la amistad y la armonía.  Dibujamos en el bosquejo dichos colores y obtuvimos, así, un plano (PDF) de cómo se verían en el futuro los estambres colocados.
  7. En cuanto a las medidas que tendrían los tejidos, supusimos que éstos deberían de ser un poco más pequeños que la circunferencia real del objeto para que al estirarse el tejido, éste creara cierta presión que lo mantuviera unido a la superficie. Por ejemplo, si la circunferencia real de una rama determinada era de noventa centímetros, asignamos al tejido diez centímetros menos, es decir ochenta.
  8. Paralelamente, establecimos que el tipo de puntada que cada tejedor emplearía sería completamente libre, es decir, cada tejedor podría libremente elegir qué tipo de puntada haría y mediante qué método: aguja o gancho.
  9. Para nosotros, los organizadores del proyecto, compramos un par de carpetas anilladas, las cuáles nos servirían para llevar una bitácora de trabajo y mantener en orden los documentos relacionados con el proyecto que se irían suscitando. Más aún, imprimimos un centenar de tarjetas de presentación con nuestros respectivos nombres y datos de contacto, las cuales podríamos usar más adelante para entregarlas a personas interesadas en el proyecto.
  10. Poster informativo, banner.

    Poster informativo, banner.

    Establecimos que la instalación artístico-textil iría acompañada in situ de un póster informativo o banner en el que además de explicar brevemente los motivos por los cuáles se llevaría a cabo, incluiría información de contacto del proyecto y se mencionarían el nombre de todas las personas involucradas en el proyecto (tejedores y participantes).

 

2. Convocatoria y promoción

  1. Para la convocatoria y la promoción, creamos este blog desde el cual compartiríamos tanto con los miembros de Morelos Único como el público en general, el proyecto y sus novedades. Más aún, el blog nos ayudaría a difundir ideas, historias de los tejedores, vídeos, fotos y facilitar el contacto para que más personas se uniesen al proyecto. Asimismo, el blog nos facilitaría dar a conocer el proyecto en la red y crear conexiones con otros proyectos relacionados.
  2. Paralelamente, creamos una cuenta de correo electrónico en Gmail. Dicho correo cuenta con la ventaja de otorgar al usuario la posibilidad de usar Google Drive, que es una plataforma digital desde la cual se pueden editar simultáneamente por distintos usuarios documentos, hojas de cálculo, dibujos e imágenes. Asimismo, Google Drive permite compartir los archivos lo que facilita el trabajo en equipo.
  3. Para la convocatoria creamos un questionario (PDF) y un formulario (PDF) empleando el editor de documentos y la hoja de cálculo de Google Drive respectivamente. En dicho cuestionario, planteamos una serie de preguntas que los tejedores responderían concernientes a los motivos específicos por los cuáles les gusta tejer, sus experiencias personales con tejer y alguna anécdota que les gustaría compartir con el proyecto. Ello con el fin de compartir mediante el blog las Historias de Estambres de cada participante junto a una foto del respectivo pedacito que decidieron tejer. Cabe mencionar que algunos de los nombres e identidades de las personas se mantuvo en absoluta confidencialidad y únicamente se publicó un seudónimo elegido por ellos.
  4. Con respecto al formulario, éste mostraba ciertas especificamos que facilitarían el trabajo a los tejedores, tales como los colores que se emplearían, el orden que seguirían, la ubicación dentro de la instalación (qué sección del árbol o banca tejerían) y las medidas específicas que tendría el tejido. A cada tejedor se le entregaría dicho formulario y nosotros nos quedaríamos con una copia para así llevar un control interno.

 

3. Establecimiento de grupos de trabajo

  1. En un principio queríamos tejer en equipo, es decir, que nos juntaríamos en algún sitio semanalmente a tejer. No obstante, no resultó así. Nos hubiera gustado pero ya que nos propusimos a realizar el proyecto en solamente dos meses nos faltó el tiempo.  Conforme promocionamos el proyecto con los tejedores, los participantes tejieron, todos, desde sus casas o lugar de trabajo y en solitario. El hecho de no haber tejido en grupo no alteró el resultado final de la instalación.

 

4. Realización de trabajo

Montaje, vista desde arriba

Montaje, vista desde arriba

  1. Para facilitar el trabajo a los tejedores, les proporcionamos un formulario que establecía ciertas características que les ayudarían tejer su pedacito por Morelos.
  2. Mantuvimos contacto regular vía telefónica o email con los tejedores para proporcionarles ayuda si la requerían y para monitorear el progreso del proyecto.
  3. Una vez llegada la fecha límite de entrega de los tejidos, los recolectamos todos.
  4. Previo al montaje, unimos las piezas empleando agujas de caneva (agujas grandes y gruesas) de acuerdo a su ubicación final. En el caso de los árboles, unimos todas las piezas que componían cada una de las ramas. Cabe mencionar que la puntada que empleamos para unir las piezas fue una puntada larga y lo suficientemente holgada como para no restar flexibilidad a los tejidos y se pudieran expandir. Asimismo, el color del estambre que empleamos para ello fue de acuerdo al color de alguna de las dos piezas que unimos.

 

5. Colocación in situ

  1. El día de la instalación, llegamos más o menos 10 personas. Llegamos temprano para poder aprovechar la luz del día y la tranquilidad de la mañana para montar.  El tiempo de instalación fue de aproximadamente unas 8 horas.
  2. Llevamos un par de escaleras metálicas para poder subir a las ramas más altas de los árboles y una mesa pequeña en la que pudiéramos colocar cosas. También, llevamos un termo de agua potable de 10 galones, vasos de plástico para beber. Asimismo, cada uno de nosotros portábamos unas etiquetas autoadheribles en el pecho con nuestros nombres.
  3. Plano con colores, árbol 2

    Plano con colores, árbol 2.

    Las piezas de estambres las llevamos en bolsas independientes previamente numeradas de acuerdo a dónde irían colocadas (para facilitar el proceso).

  4. Llevamos impresos los planos que mostraban exactamente la ubicación de los tejidos para así no tener dudas sobre dónde iría colocada cada pieza y en qué orden.
  5. Llevamos una copia impresa del permiso (PDF) que nos otorgó el ayuntamiento en caso de que algún oficial de la policía municipal nos lo requiriera.
  6. Para la colocación final de los tejidos en los árboles y en la banca, forramos éstos empleando de nuevo agujas de caneva, puntada larga y estambres de colores concordantes a la pieza colocada por cuestiones estéticas.
  7. La colocación de los tejidos en los árboles siguió una trayectoria de arriba a abajo. Es decir, empezamos forrando las ramas superiores y terminamos con la parte inferior del tronco. Todo ello para evitar pisar y dañar los tejidos mientras se montaban.
  8. Las personas que se subieron a los árboles a colocar los tejidos, llevaron colgadas en el pecho tijeras a modo de collar.

 

6. Retirada

  1. El día que desmontamos la instalación usamos escaleras para poder acceder a las ramas más altas. Asimismo, nos pusimos el “collar de tijeras” y quitamos unidad por unidad de los árboles y la banca. Entre 3 personas nos tomó aproximadamente 2 horas retirarlo todo.
  2. Dado que la puntada que empleamos para unir las piezas fue larga y holgada la pudimos identificar rápidamente, pues se distinguía con claridad del resto del tejido, y la cortamos con las tijeras. Dicho estambre, a su vez, fue retirado con facilidad y las piezas de estambre se fueron desprendiendo. Se dañaron algo, pero fue mínimo por lo que se pudieron ocupar otra vez.
  3. Una vez retiradas todas las piezas, las lavamos en lavadora y las secamos al sol. Las piezas quedaron muy bien y las pudimos ocupar de nuevo en otra instalación (en la que los tejidos que habían forrado los dos árboles grandes y la banca, alcanzaron para forrar cinco árboles de menor tamaño).

 

Historias de Estambres - un pedacito por Morelos. Vista hacía el Zócalo.

Historias de Estambres – un pedacito por Morelos. Vista hacía el Zócalo.

Reflecciones

  • El hecho de tener el apoyo de de las personas que tienen su labor diaria en el Zócalo añadió mucho valor al proyecto. El contacto con ellos, desde el inicio del proyecto hasta la retirada, fue invaluable. Nos informaron de la vida cotidiana en el Zócalo, nos ayudaron con cosas prácticas y ya puesta la instalación difundieron información a los espectadores. Consideramos que el apoyo local es fundamental.
  • Nadie dañó los tejidos. En el incio se pusieron vallas alrededor de la instalación por parte de los organizadores del evento. Las quitamos ya que consideramos que las vallas desmerecieron la instalación. El proyecto se hizo para el público en general y con el fin de interactividad. Hubo detalles en la instalación que pusimos tanto de adorno como de prueba de fe. Entre ellos una muñeca de estambre que hubiera sido muy fácil de quitar y llevarse. La instalación permaneció intacta y se respetó.
  • No obstante la técnica y el nivel de experiencia de los tejedores, todos los tejidos salieron bellos, con su propia personalidad y atracción y harmonizaron perfectamente juntos.
  • Los tejidos presentaron una flexibilidad asombrosa, lo que facilitó enormemente la colocación. De igual manera, en el caso de los árboles, debido a las irregularidades y rugosidad de su superficie, el tejido se mantenía unido fácilmente a éstos.
  • Cabe mencionar que tanto en la colocación como en la retirada de la instalación, se genera cierto tipo de “basura de estambres” (retacería) la cual se debe recoger en su totalidad para no dejar sucio el sitio de la instalación.
  • Creamos una página de Facebook mediante el cual compartimos fotos y novedades del proyecto. Dicha página la creamos al final del periodo de la instalación, lo que ocasionó que no tuviera muchas visitas. De haberse creado antes de la instalación, posiblemente hubiésemos obtenido más participación en las fuentes de la red del público. Sin embargo, hubo difundación en las redes sociales; en este blog, en facebook, twitter y YouTube.
  • El caracol

    Detalles de la instalación artística-textil

    Creamos la instalación en relativamente poco tiempo, aproximadamente 2 meses y medio. Fue una experiencia nueva todos los que colaboraron. Ninguno de nostotros tuvimos experiencia previa en Yarn Bombing.

  • El entusiasmo y compromiso de tanto los colaboradores como las personas que tienen su labor diaria en el Zócalo fue pieza clave para llevar acabo el proyecto a tiempo y al mismo tiempo cumplir con los objetivos del proyecto.

Entrada relacionada
¿Quieres aprender a tejer pero no tienes a nadie que te enseñe?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s